¿Caminar o correr? Depende de lo que quieras conseguir

¿Caminar o correr? Depende de lo que quieras conseguir

caminar-o-correr

Las actividades con menos intensidad, como caminar, activan la parte cognitiva del cerebro, mientras que en actividades con más intensidad, como correr, son las emociones.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Bonn, Alemania, llevaron a cabo un estudio que asocia la intensidad de la actividad física con una parte del cerebro. Según este estudio, el ejercicio cuando se realiza con baja intensidad puede desencadenar redes cerebrales asociadas con el control cognitivo y el procesamiento de la atención.

En busca del equilibrio

Cuando hacemos una actividad física más intensa, procesamos una parte del cerebro asociada con emociones y afectos. El estudio se realizó con atletas que se sometieron a caminar y correr en una cinta de correr, durante 30 minutos, en actividades alternativas en días separados.

Una de las autoras del estudio, Angelika Schmitt, explicó que las conclusiones resultan del análisis de imágenes de resonancia magnética funcional en reposo. Con esta técnica, los investigadores pudieron observar cómo se activa el cerebro sin interferir con el cuerpo.

Caminar, una actividad física asociada con menos intensidad, se ha vinculado con un momento para pensar y reflexionar. Muchos filósofos, artistas y científicos usaron esta actividad deportiva como un hábito para estimular la creación de ideas y pensamientos. Antes, el hábito no tenía receta. Pero con este estudio, parece que hay evidencia que demuestra que al caminar activamos la parte cognitiva.

Por otro lado, si buscamos el equilibrio, lo mejor es caminar y correr, actividades complementarias que pueden alternarse para desarrollar emociones y razonar de manera equilibrada.

La Universidad Internacional Iberoamericana (UNINI México) imparte la Maestría en Actividad Física: Entrenamiento y Gestión Deportiva donde los estudiantes desarrollan diversas habilidades deportivas, así como planes de entrenamiento acordes a las necesidades del interesado.

Fuente: ¿El cerebro responde al ritmo que nos ejercitamos?

Foto: Todos los derechos reservados.