Demencia, la enfermedad en progreso en los adultos mayores durante la pandemia

Demencia, la enfermedad en progreso en los adultos mayores durante la pandemia

Demencia-1

La demencia en adultos de la tercera edad es un tema preocupante que ha crecido durante el confinamiento

El confinamiento aumenta las probabilidades de sufrir demencia en adultos de la tercera edad debido a las pocas interacciones sociales que pueden tener desde sus hogares. Esta, como muchas otras enfermedades mentales, tiene relación con la nutrición del paciente.

Antes de la actual crisis sanitaria, muchas personas de la tercera edad asistían a los Centros del día. En estos, desarrollaban tareas para mantener activa su memoria y ahora, permanecen aislados en casa y sus actividades son contadas.

En esta nueva normalidad, resulta vital mantener una dieta equilibrada, nutritiva y rica en ácidos grasos saludables. Entre ellos está “el Omega 3, ya que disminuye el riesgo de deterioro cognitivo y demencia”, explica Julieta Robles, directora de la Escuela de Nutriología de la Universidad Internacional de Ecuador (UIDE).

Según el Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, la demencia es un síndrome progresivo que debilita al paciente y se manifiesta con pérdida de memoria. Igualmente, puede generar problemas de lenguaje y dificultad para realizar actividades diarias. Dicho informe estima que, para el año 2040, más de 80 millones de personas se verán afectadas por la demencia.

¿A quiénes afecta y cómo tratarla?

“La enfermedad afecta sobre todo a las personas mayores, pero también puede presentarse en personas jóvenes”, expresa la nutricionista Daniela Riofrío. Igualmente, Riofrío comenta las grasas necesarias para prevenir estos problemas se encuentran en alimentos muy puntuales, que no siempre están a la mano, por lo que los suplementos se convierten en una opción. Se venden sin receta médica, pero para evitar un exceso se sugiere siempre consultar la dosis exacta con un experto en nutrición.

De forma general, Riofrío sugiere 2 500 miligramos semanales de ácidos grasos poliinsaturados como parte de un estilo de vida saludable. En adición a lo sugerido anteriormente, el doctor Luis Fernando Merlo, coordinador de la Escuela de Medicina en el Área de Ciencias Clínicas de la UIDE, sugiere además realizar actividad aeróbica, pues contribuye a la producción de neuronas.

Para una atención personalizada son necesarios más profesionales en el ámbito, es por esto que la Universidad Internacional Iberoamericana (UNINI México) imparte la Maestría en Gerontología Social.

Fuente: Las grasas saludables proporcionan lucidez a personas de la tercera edad.

Foto: Todos los derechos reservados.