Fibromialgia, una enfermedad que se contrarresta con ejercicio

Fibromialgia, una enfermedad que se contrarresta con ejercicio

fibromialgia

La fibromialgia crónica requiere de practicar deporte de manera frecuente

Aunque no es una enfermedad curable, la fibromialgia puede ser menos perjudicial para la salud de los sintomáticos a través de una serie de ejercicios específicos.

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es una enfermedad que renuentemente es infradiagnosticada. Según datos obtenidos por medio de la Sociedad Española de Reumatología, esta enfermedad afecta al 2,45 % de la población adulta en el país; siendo las mujeres prominentes en desarrollar dichos problemas. Esta enfermedad se caracteriza por infligir dolor crónico en el aparato locomotor del enfermo. Dicho dolor hace difícil que el paciente realice actividades físicas pero, a la vez, es la única manera de disminuir el dolor. Si el paciente deja de utilizar su cuerpo, poco a poco su sistema se deteriora haciendo que la falta de músculos y de continuo entrenamiento haga más doloroso el ejercicio.

Cabe recalcar que la fibromialgia es una enfermedad que no tiene cura. La reacción más sensata al presentar dolencias causadas por la enfermedad serían tratamientos de entrenamiento físico. Estos tendrían el objetivo principal de atenuar el dolor que el afectado siente, siempre manteniéndose físicamente sano y estable. De igual manera, el ejercicio puede servir psicológicamente ya que el paciente no se ve imposibilitado, aunque si limitado, en sus posibilidades físicas.

Tratamiento recomendado

Según una experta en el tema, Cristina Maestre Cascales, profesora de la Universidad Politécnica de Madrid y miembro del Madrid: “el dolor y la fatiga que sienten las personas que padecen fibromialgia son barreras importantes para participar en actividades regulares, cotidianas y más aún si cabe, en actividades físico-deportivas. Esto hace que la enfermedad se vea agravada aún más por un estilo de vida sedentario que conduce a una disminución de las capacidades físicas (bajos niveles de flexibilidad, capacidad aeróbica, fuerza muscular, velocidad, agilidad y equilibrio deteriorado) y aumento del riesgo de discapacidad”, señala la experta.

Estos pacientes no sólo pueden hacer deporte sino que deben hacerlo. El problema es entender cuáles son los ejercicios que cada paciente necesita y en qué frecuencia. “No todo vale” añade la doctora. “Al igual que un fármaco no sirve para aliviar cualquier síntoma, no toda práctica de actividad física es efectiva para mejorar todos los síntomas de la fibromialgia”. Por este motivo, aconseja en primer lugar acudir a expertos en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, que son los más capacitados para prescribir recetas de actividad física. Los expertos proponen un acercamiento temprano para poder tratar la enfermedad antes de que deteriore el cuerpo.

Ante necesidades actuales de formar profesionales capacitados, tal como los expertos en Ciencias de la Actividad Física que fueron mencionados anteriormente; la Universidad Internacional Iberoamericana (UNINI México) imparte la Maestría en Actividad Física: Entrenamiento y Gestión Deportiva.

Fuente: Fibromialgia: los beneficios del ejercicio físico

Foto: Todos los derechos reservados.