La relación de la arquitectura con el sesgo de género

La relación de la arquitectura con el sesgo de género

2

Una investigación sobre la relación entre el sesgo de género y la arquitectura.

La tesis “Building without Bias: An architectural language for the post-binary” (Construir sin parcialidad: un lenguaje arquitectónico post-binario), realizada por la arquitecta Hannah Rozenberg, estudia la posibilidad de que la arquitectura reciba influencias de género en su diseño.

Para ello investigó un exclusivo barrio de Londres, St James’s, donde las mujeres y los hombres deben seguir procedimientos diferentes en determinados clubes sociales: «Las mujeres, o bien no tienen permitido entrar en los clubes, o tienen que seguir diferentes reglas».

La llegada de la tecnología no ha mejorado la situación, según explica la web Plataforma Arquitectura: “Rozenberg argumenta lo contrario: en su investigación explica que incluso ahora que la tecnología se ha vuelto cada vez más relevante en la forma en que la arquitectura es diseñada y construida, persiste el sesgo de género en la arquitectura”.

El papel de Google Translate

La evidencia de esta circunstancia la encontró en la aplicación de Google Translate. El programa cambiaba automáticamente el género al traducir, por ejemplo, una palabra referida a una profesión en varios idiomas. Para revertir la situación la arquitecta creó su propio sitio web.

Esta plataforma “utiliza un algoritmo similar al de Google Translate para medir una palabra contra el género al cual se asocia comúnmente. El programa luego cuantifica esas asociaciones lingüísticas en una unidad de medida denominada gender units (GU), donde los indicadores positivos expresan más palabras femeninas y los negativos, más masculinas”, señala el portal mencionado anteriormente. Además, este hallazgo puede aplicarse también con términos arquitectónicos.

Respecto al barrio de St James’s, Rozenberg diseñó unos espacios que contrarrestaron el sesgo de género percibido con anterioridad.

“La metodología de Rozenberg es compleja, pero su mensaje es simple: al corregir las máquinas en la medida en que empiezan a tener una mayor participación en el diseño de los edificios del futuro —y autocorregir nuestro propio sesgo de género— podríamos diseñar espacios que funcionen mejor para todos”, concluyen desde la web Plataforma Arquitectura.

La Universidad Internacional Iberoamericana (UNINI México) ofrece la Maestría en Proyectos de Arquitectura y Urbanismo, además imparte la Especialidad en Diseño de Proyectos donde los alumnos adquieren los conocimientos necesarios para actuar en relación a las necesidades profesionales de actualidad.

Fuente: ¿Podemos diseñar sin sesgo de género? Este algoritmo explora el peso del género en la arquitectura

Foto: todos los derechos reservados